Inicio » 2015 » Abril » 10 » El Libro de los Muertos
15:08:58
El Libro de los Muertos

El tema de hoy, tratara sobre un viejo texto funerario del enigmático Antiguo Egipto.

Para conocer este texto nos trasladaremos a la ciudad de Tebas, hacia aproximadamente el año 1.650 antes de Cristo, donde se cree que comenzó su escritura, siendo su contenido utilizado para ayudar a los muertos a superar el juicio de Osiris (dios egipcio de la resurrección), también se utilizaba para asistir a los difuntos en su viaje a través de la Duat (inframundo de la mitología egipcia), e incluso ayudarles a viajar al Aaru (la campiña donde reinaba Osiris junto con otros dioses).

Los primeros textos funerarios, fueron los textos escritos en las pirámides que se utilizaron por vez primera en la pirámide de Unis, último faraón de la dinastía V.

Estos textos se escribían en las paredes interiores de la cámara sepulcral de las pirámides y era de uso exclusivo del faraón.

A partir de la dinastía VI también se permitían estas escrituras en la tumba de la consorte del faraón.

La principal misión de estos textos consistía, en ayudar al faraón a ocupar su puesto entre los dioses.

Los primeros textos conocidos, con los hechizos que forman el Libro de los Muertos, aparecen alrededor del año 1.650, antes de Cristo en el sarcófago de la reina Montuhotep

Más tarde, estos textos dejaron der un privilegio de los faraones, siendo también adoptados por otros gobernantes y funcionarios de elevado rango, apareciendo estos textos generalmente sobre los sudarios de lino.

Otros difuntos comenzaron a partir del Tercer Periodo Intermedio (años 1.070 a 650 antes de Cristo), a utilizar también otros textos como los contenidos en el Libro del Amduat.

Durante las dinastías XXV y XXVI, fueron revisados y numerados los sortilegios contenidos en el Libro de los Muertos.

También, posteriormente aparecieron otros textos funerarios, tales como los Libros de las Respiraciones o el Libro del Recorrido de la Eternidad.

A partir del siglo I antes de Cristo, comenzó a dejar de utilizarse el Libro de los Muertos.

Aunque modernamente, este texto es conocido como el Libro de los Muertos, es traducido por los egiptólogos como “Libro de la Salida al Día o Libro de la Emergencia”.

Parte del Libro de los Muertos, está compuesto por los escritos funerarios escritos en las pirámides y sarcófagos egipcios, en lugar de haber sido recopilados de papiros.

Otros textos, que componen el Libro de los Muertos, proceden de antiguos textos del tercer milenio antes de Cristo.

Otras fórmulas mágicas fueron escritas posteriormente, perteneciendo a los siglos XI – VII antes de Cristo.

Los capítulos del Libro de los Muertos,  continuaron escribiéndose en las paredes de las tumbas y en el exterior de los sarcófagos, incluso siendo introducido el libro, en el interior del sarcófago o la tumba.

No existe un único Libro de los Muertos, las papiros que han sobrevivido al tiempo, difieren muchos unos de otros, siendo un libro escrito en jeroglíficos o escritura helénica, en rollos de papiros, donde se escribían los textos más importantes, elegidos  probablemente por el difunto y habitualmente, ilustrados con viñetas que representan al difunto y su viaje al más allá.

El Libro de los Muertos, está compuesto por toda una serie de textos o sortilegios individuales, acompañados de ilustraciones.

En la actualidad conocemos 192 sortilegios, con la particularidad que ningún Libro de los Muertos los contiene todos.

Tanto los textos como las imágenes del Libro de los Muertos, están íntimamente ligados tanto a los rezos como a la magia.

Las creencias de los egipcios, afirmaban que los jeroglíficos fueros inventados por el dios Tot (dios de la sabiduría, la escritura, la música, los conjuros, hechizos mágicos y símbolo de la Luna), por lo cual los jeroglíficos gozaban de poder, transmitiendo estos toda la fuerza del sortilegio.

Aunque el Libro de los Muertos, cada uno de sus ejemplares es un libro único, cada uno de sus ejemplares tenía su propia estructura y solo después del Periodo Saita (dinastía XXVI), se organizaron sus sortilegios  en cuatro secciones:

La primera sección, comprende los sortilegios 1 al 16, que tratan de cuando el difunto entra en la tumba, baja a los infiernos, donde su cuerpo recupera el movimiento y el habla.

La segunda sección, contiene los sortilegios 17 al 63, donde se explica el origen mítico de los dioses y los lugares, obligando a los muertos a vivir nuevamente, para que puedan nacer con el sol de la mañana.

La tercera sección, está formada por los sortilegios 64 a 129, que es cuando los muertos viajan por el cielo, en el arca solar como muertos benditos, a la noche bajan a inframundo a presentarse ante Osiris.

La cuarta y última sección, comprende los sortilegios 130 al 189, se refieren a cuando el muerto asume el poder en el universo, siendo uno más entre los dioses, aquí también podemos encontrar sortilegios sobre amuletos.

La primera copia moderna del libro de los muertos, se realizo en el año 1.805, incluyéndose en la Description de l’Égipte de una expedición de Napoleón.

En el año 1.822, Jean Francois Champollion, comenzó la traducción del Libro de los Muertos identificándolo como un ritual funerario.

En año 1.842, Karl Richard Lepsius, publico la traducción del Libro de los Muertos, bajo el titulo Das Todtenbuch der Ägypter (El Libro de la Muerte de los Egipcios).

En la actualidad el número de sortilegios contenidos en el Libro de los Muertos que se conocen ascienden a 192.

Vistas: 86 | Agregado por: jorbasmar | Valoración: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Nombre *:
Email *:
Código *: