Inicio » 2012 » Diciembre » 19 » Justicia y celos
18:09:48
Justicia y celos



Hace días que ando bastante ocupado, pero hoy hago un pequeño paréntesis para colocarme la bata de loquero continuando con el casi terminado libro del Dr. Dyer "Tus zonas erróneas”

En este caso nos escribe sobre la justicia con un capítulo titulado "La trampa de la justica”

Empieza su capítulo como suele ser habitual con una estupenda frase…

Si el mundo estuviera tan organizado que todo tuviera que ser justo, no habría criatura viviente que pudiera sobrevivir ni un solo día. A los pájaros se les prohibiría comer gusanos, y habría que atender a los intereses personales de todos los seres humanos.

Curiosamente, en esta ocasión no comparto su frase, a pesar de pensar, que tanto la justicia como las leyes, dejan mucho que desear.

Si hacemos caso a su frase, seria marchar a los extremos de las cosas, es muy cierto que es injusto que el gusano sea comido por el pájaro, (para el gusano, por supuesto) también es injusto que el pájaro se coma el grano de trigo, puesto que el grano de trigo es la semilla, que hará germinar las nuevas generaciones de trigo…

También es injusto que los humanos nos comamos los pájaros que se comen el gusano y el trigo…

¿Deberíamos ser todos los humanos vegetarianos? Los vegetales también son seres vivos… basándonos en la ley que nos propone Dyer, como no nos alimentemos de piedras y tierra… seremos injustos (aunque he de reconocer que algo de razón tiene).

El Dr. Dyer opina que la Naturaleza es injusta por todo lo comentado con anterioridad, intentando afirmar que la justicia no existe.

Ciertamente, las leyes son iguales para todos, demasiado complejas, tan complejas que es imposible cumplirlas ya que no podemos sabernos todas las leyes y los más ricos y poderosos tienen dinero e influencias para estar bien asesorados y poder usarlas a su antojo, incluso eludirlas y usarlas contra otros menos "informados”.

También nos habla de los celos, donde define a estos como algo inútil y perjudicial.

Ciertamente los celos de nada sirven, solo sirven para pasarlo mal y hacer pasarlo mal a los que nos rodean.

Ciertamente, hace unos 10 años, cuando empecé a vivir con mi actual mujer, recuerdo que en ocasiones hasta me controlaba, (cuando yo no la veía los mensajes de mi teléfono), actualmente, si suena, ni me lo descuelga sabiendo que la llamada no es para ella, aunque sabe que a mí no me importa, todo lo contrario.

¿Por qué ese cambio de actitud?

Personalmente opino que eso es así, porque poco a poco ha adquirido una confianza que antes no tenía, sabe que ella es mi pareja y que yo lo tengo clarísimo, además mi filosofía también la conoce, no hagas a los demás lo que a ti no te gustaría que te hicieran, así de simple.

Nunca le he prohibido que mire mi teléfono, además, cuando vengo de trabajar suelo dejarlo encima de alguna mesa y paso olímpicamente de él, si quiere mirarlo (opino que sería una falta de confianza) lo pueda hacer, si la veo no diré nada, puedo decir algún comentario, pero sin más importancia, no tengo nada que ocultar, ni lo tengo, ni lo quiero tener, y quisiera no tenerlo nunca, así de simple.

¿Tengo de vivir amargado porque la mujer (o cualquier otra persona) ve lo que tengo escondido en mi teléfono? ¿o en mis ordenadores?

De hecho es bien simple, con colocarles una contraseña al inicio (que tanto Windows 7, como Windows 8, la tienen por defecto) nadie ve lo que yo no quiero que vean (sin conocimientos avanzados de informática), personalmente lo primero que hago es desactivar las contraseña, no quiero esconder nada.

El no esconder (entre comillas) te obliga a hacer lo que consideras permitido y no hacer lo que "se supone” que no has de hacer, eso da una tranquilidad personal y un "buen rollo” con tu pareja, pero tranquilos que no nos aburriremos, ya encontraremos mil temas diferentes por los cuales discutir, je je je.

Vistas: 502 | Agregado por: jorbasmar | Valoración: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Nombre *:
Email *:
Código *: