Inicio » 2012 » Diciembre » 3 » Emociones inútiles
19:25:44
Emociones inútiles

Aunque la verdad, esta dudando entre colgaros un receta de migas que nos comimos este fin de semana, o volverme a disfrazar de psicólogo, al final he optado por releer otro capítulo de "Mis zonas erróneas”, del Dr. Dyer, en este caso su  capítulo "Las emociones inútiles: culpabilidad y preocupación”.

El capítulo al cual me refiero empieza con la siguiente frase:

Si tú crees que sentirte mal o preocuparte lo suficiente cambiará un hecho pasado o futuro, quiere decir que reside en otro planeta con un diferente sistema de realidad.

El Dr. Dyer se refiere a que sintiendo culpabilidad por el pasado no conseguiremos nada, el pasado ya paso, ahora lo que cuenta es el presente, (podemos recordar el pasado para no cometer los mismos errores, pero no quedarnos estancados en los errores del pasado, el pasado ya paso).

Hemos de vivir el presente, sembrando para el futuro, pero si ese futuro incierto que se nos acerca, minuto a minuto, nos preocupa por problemas, que aún no existen o quizás jamás existan, no nos permitirán disfrutar del presente actual.

Otras frases muy interesantes que el Dr.Dyer atribuye a Robert Jones Burdette en su obra "Golden Day” son las siguientes:

No es la experiencia del día de hoy lo que vuelve locos a los hombres. Es el remordimiento por algo que sucedió ayer, el miedo a lo que nos pueda traer mañana.

Hay dos días en la semana que nunca me preocupan, Dos días despreocupados, mantenidos religiosamente libres de miedos y temores. Unos de esos días es ayer… y el otro día que no me preocupa es mañana.

El Dr. Dyer nos cuenta 27 puntos que preocupaban a un grupo de unas doscientas personas que acudieron a una conferencia.

A continuación en "negrita” la lista de preocupaciones creada por el Dr. Dyer, en texto normal, mi forma de ver esas preocupaciones.

TU LISTA DE PREOCUPACIONES

 

Yo me preocupo de…

 

1.    Mis hijos. ("Todo el mundo se preocupa de sus hijos, no sería muy buen padre si no me preocupara de mis hijos, ¿no es verdad?")

 

Yo no me preocupo, (quizás sea egoísta, pero nunca he querido tener hijos para ser más libre y poder compartir mi tiempo con mi pareja).

 

2.    Mi salud. ("Si no te preocupa tu salud, te puedes morir en cualquier momento.")

Mi salud a los 50 años, pues no es la misma que cuando tenía 20, algún resfriado, varices, el estomago un poco delicado, si me molesta algún achaque con ir a la farmacia listo, si tan estropeado estoy, pues para están los médicos.

 

    3. La muerte ("Nadie quiere morirse. La muerte preocupa a todos.")

 

La muerte es una realidad de la vida, todos pasaremos por ella, hemos de cuidarnos para alejarla, pero jamás conseguiremos evitarla, ¿para qué sufrir por lo inevitable? Quien sabe… igual existe una vida futura y es mejor que esta.

 

4.    Mi trabajo ("Si no te preocupa tu trabajo, puedes perderlo.")

 

Ciertamente el trabajo es importante, más aún en la época de fuerte crisis que vivimos, pero bueno, la crisis no será eterna, de momento, tengo trabajo, mi misión es conservarlo siendo eficiente, si se pierde por el motivo que sea, habrá que buscar otra solución.

 

5.    La economía. ("Alguien tiene que preocuparse; al presidente parece que no le importa nada.")

 

La economía nos importa a todos, a nivel particular en momentos de crisis, especialmente, hay que optimizar los gastos, a nivel general poco puede hacer el ciudadano de a pie.

 

6.    Un ataque al corazón. ("A todo el mundo le da un ataque al corazón, ¿no es cierto?”. "El corazón se te puede detener en cualquier momento".)

 

Ciertamente podemos sufrir un ataque de corazón, cuidemos mínimamente nuestra alimentación, pensemos en realizar algo de ejercicio, así seremos menos propensos y nos sentiremos mejor, yo sigo comiendo lo que mi tripa me permite, mi mayor deporte es el levantamiento de latas de cerveza… reconozco que tengo varices… por lo cual tengo problemas circulatorios, pero también he de vivir.

 

7.    La seguridad. ("Si no te preocupa la seguridad puedes terminar en un asilo o viviendo de la caridad pública.")

 

La seguridad, (económica) me preocupa, por ello, de siempre he procurado gastar algo menos de lo que gano, procuro no comprar nada a crédito y aunque pago casi todo con la Visa, nunca he aplazado su pago.

 

8.    La felicidad de mi marido o mujer. ("Dios sabe lo que me preocupa su felicidad, aunque no me lo reconozcan.")

 

Cuando quieres a tu pareja, es muy cierto que te preocupa su felicidad, aunque la felicidad de la pareja suele ir unida a tu propia felicidad, si es tu pareja, debes compartir las cosas con ella, hacer muchas cosas juntos, no viajar cada uno en su propio barco, si ese es el caso ¿para qué sois pareja?

 

 

9.    ¿Estaré haciendo bien las cosas? ("Siempre me preocupa hacer las cosas bien, y así estoy tranquilo.")

 

Procuramos hacer bien las cosas, pero si no salen bien ¿Qué se le va a hacer? Quizás empezar de nuevo o cambiar de meta.

 

10. Tener un niño sano si estás embarazada. ("Todas las futuras mamás se preocupan de eso.")

 

Aunque ese no es mi caso, es muy cierto que las madres (y los padres) suelen sobreproteger a los hijos, especialmente en tiernas edades, pero "creo yo” ¿para qué preocuparse por un problema que no existe?

 

11. Precios. ("Alguien se tiene que preocupar por los precios antes que suban tanto que desaparezcan de nuestra vista.")

 

Si suben los precios, tenemos varias alternativas, buscar productos mas baratos que nos podamos permitir o simplemente trabajar más para ganar más dinero.

 

12. Accidentes. ("A mí siempre me preocupa que mi mujer/marido o mis hijos puedan sufrir un accidente; es natural ¿no es cierto?")

 

Un accidente ocurre cuando ocurre, no hay que ser temerario, pero mientras el accidente no ocurra haciendo una vida normal, ¿para qué preocuparse de él?

 

13. Lo que piensan los demás. ("Me preocupa que mis amigos no me quieran.")

 

Interesante cuestión, la opinión de los demás, especialmente el "me preocupa que mis amigos no me quieran”, si no nos quieren los amigos, malos amigos serán, o quizás sea que nosotros somos malísimos, habrá que valorar los motivos individualmente. En mi caso reconozco que tengo pocos amigos, me gusta estar rodeado de poca gente, eso sí gente de confianza, siempre he preferido calidad que cantidad.

 

14. Mi peso. ("Nadie quiere ser gordo; por tanto es natural que me preocupe la posibilidad de recuperar el peso que perdí.")

 

Cierto, con edad, van creciendo los kilos, solución, comer menos y comida adecuada, que podemos unir a algo de ejercicio, no tomar las cervecitas que yo tomo, ni mojar sopitas en las salsitas como hago yo, pero como mi tripón cervecero no lo considero un problema, ahí se queda, cariñosamente le llamo mi curva de la felicidad.

 

15. Dinero. ("Nunca nos alcanza el dinero, y me preocupa que algún día no tendremos nada y tendremos que vivir de la caridad o del estado.")

 

La solución para que alcance el dinero la he dado en el punto 7, gastar menos de lo que se gana y evitar pedir créditos.

 

16. Que se me estropee el coche. ("Es un cacharro viejo y voy en el por la autopista y por supuesto que me preocupa pensar que puede tener una avería y lo que pasaría si la tuviera.")

 

Pues si se estropea en la autopista (me paso una vez) se llama a la grúa del seguro y que te lleve al taller más cercano para que lo reparen, así de simple.

 

17. Mis cuentas. ("Todo el mundo se preocupa de pagar sus cuentas. Uno no sería humano si no se preocupara de pagar sus cuentas.")

 

Si consumes menos de lo que ganas, ese problema no lo tendrás nunca, si te viene un gasto imprevisto podrás recurrir a ese mínimo que ahorras mes a mes.

 

18. La muerte de mis padres. ("No sé qué haría si se murieran mis padres; me enfermo de sólo pensarlo. Me preocupa quedarme solo y creo que no podría arreglármelas.")

 

Ciertamente la muerte de un ser querido es un duro palo, pero es ley de vida, aunque la afirmación "me preocupa quedarme solo y creo que no podría arreglármelas” me parece más una afirmación interesada y egoísta que afectiva.

 

19. Irme al Cielo o ¿qué pasa si no hay Dios? ("No puedo soportar la idea de que no haya nada.")

 

Si muero y no hay nada ¿Quién sabe? Tampoco estaré yo ¿Dónde está el problema?

 

20. La meteorología. ("Hago planes para salir de picnic y de repente llueve. Me preocupa que no haya nieve si vamos a esquiar.")

 

Pues hago el picnic en un merendero, en la mesa de comedor, en el balcón de casa viendo llover… si no hay nieve me pongo a sacar fotos, disfrutar de quienes me acompañen o visitar un pueblo cercano…

 

21. Envejecer. ("Nadie quiere envejecer y, no me tomes el pelo, a todo el mundo le preocupa.")

 

Yo tampoco quiero envejecer, cuando tenía 20 años podía cenarme 6 huevos fritos con mucho limón, ahora mi estomago no me lo permite, (aunque si me permite comerme un par de ellos, para cenar, de hecho, ayer los cene más feliz que nadie, con su guarnición de patatas fritas), tengo el pelo blanco, igual que la barba… ¿pasa algo? Cuando me mire al espejo y no me apetezca ver mi pelo blanco hay unos estupendos tintes… de hecho en alguna ocasión me lo he pintado, no para esconder las canas, por que las mujeres si no hablan no están a gusto.

22. Viajar en avión. ("Se oye hablar de tantos accidentes")

 

Esta sí que es una cuestión que tengo en alguna hoja suelta de mi agenda, jamás he viajado en avión y quiero saber que se siente, aunque si tanto me interesara con 50 años, he tenido tiempo sobrado de experimentarlo, me cuesta más trabajo renunciar a la libertad de desplazarme con mi propio coche.

 

23. La virginidad de mi hija. ("A todo padre que quiere a su hija le preocupa que puedan hacerla sufrir o que se meta en algún lío.")

 

En caso de tener hija "quizás” pienso que todo es cuestión de educarla correctamente para evitar estos problemas, que ello no asegura que no ocurran (también nosotros hemos tenido su edad)…

 

24. Hablar en público. ("Me paralizo cuando tengo que hablar ante mucha gente y me muero de preocupación antes de hacerlo.")

 

Si tengo que hablar, hablo sin el más mínimo reparo, prefiero que hable otro, pero si he de hablar hablo, de hecho soy locutor de una pequeña emisora de radio, aunque la verdad prefiero escribir, que darle a la lengua, me siento más cómodo. Si tengo que hablar, delego en la mujer, que a ella le encanta, y así los dos felices.

 

25. Cuando mi cónyuge no me llama. ("A mí me parece normal preocuparse cuando uno no sabe dónde está la persona que ama, o de si tiene algún problema.")

 

Juas, esta me hace gracia, para que me llame mi pareja tiene que haberse quemado la casa… y aun así no sé si llamaría.

 

26. Ir a la ciudad. ("Quién sabe lo que va a pasar cada vez que una va a esa jungla. A mí me preocupa cada vez que voy" "Siempre me preocupa conseguir un sitio para el coche.")

 

Quizás este problema sí que me preocupa, si tengo que ir a una gran ciudad (como Barcelona o Madrid) que cuando encuentras el sitio donde vas (con la ayuda del GPS) cuando encuentras donde dejar el coche ya no sabes dónde está el sitio donde vas.

 

27.  No tener nada de qué preocuparse. ("Simplemente no me puedo quedar tranquilo cuando todo parece andar sobre ruedas. Me preocupa no saber lo que va a pasar.")

 

En esta situación me gustaría vivir siempre a mí (sin más comentarios).

Vistas: 404 | Agregado por: jorbasmar | Valoración: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Nombre *:
Email *:
Código *: