Inicio » 2016 » Junio » 21 » Pollo con patatas y alcachofas
06:02:46
Pollo con patatas y alcachofas

Hace tiempo que no comíamos pollo en casa, últimamente me ha dado por cocinar cosas diferentes y tengo injustamente el pollo bastante olvidado, puesto que es un ingrediente barato y muy apreciado en casa.

 

Ingredientes (2 personas):

 

1 contramuslo de pollo grande

5 alcachofas

3 patatas pequeñas

2 tomates rojos

1 cabeza de ajos

Mix de especias picantes en molinillo (se puede sustituir por pimienta molida y pimentón picante, por ejemplo)

Sal

Aceite de oliva (no es necesario)

 

Preparación:

 

El secreto de esta receta, reside en la cazuela utilizada y especialmente en cocinarlo a fuego casi apagado y a excepción del dorado de la carne, se cocina siempre tapado para aprovechar todos los jugos.

Colocamos a fuego medio la cazuela (de acero inoxidable con fondo grueso o similar), con un generoso chorro de aceite de oliva (el aceite no es necesario, puesto que con la propia grasa del pollo es posible cocinarlo, pero personalmente prefiero ponerle aceite que también es sano, se cocina mejor y le da un estupendo sabor).

Mientras se nos calienta la cazuela, con aceite o sin él… troceamos el contramuslo en 6 trozos (1/4 de pollo, también puede ser pechuga, pero la parte del muslo queda más jugosa) y doramos el pollo en la cazuela una vez caliente.

Mientras, pelamos las patatas y las cortamos en dos.

Quitamos las hojas duras a las alcachofas, les cortamos las puntas, las cortamos en dos partes, las alcachofas tal como las vamos teniendo preparadas, las vamos añadiendo al pollo con la parte cortada mirando el aceite para que no se nos pongan negras (también podemos ir rociándolas con limón y colocarlas posteriormente, pero no es necesario).

Una vez el pollo está dorado, añadimos las patatas, las alcachofas (si no las hemos colocado mientras las preparábamos), dos tomates (le aportan jugo y van de muerte para mojar sopitas en el tomate) y la cabeza de ajos previamente desgranados sus dientes, pero sin pelar los ajos (para mi paladar la piel da mejor gusto a los guisos que el ajo pelado).

Sazonamos con sal y el mix de especias.

Tapamos y dejamos cocer 60-90 minutos a fuego muy flojo, lo más flojo que podamos ponerlo, este es el secreto de la receta, hacerlo con el fuego casi apagado.

Cada 15 o 20 minutos vamos vigilando y dándole la vuelta a los ingredientes contenidos en la cazuela, hasta que las patatas y las alcachofas estén tiernas.

Servir caliente.

Recomendación: aderezar en la mesa con limón, para mi gusto queda mucho más rico, pero claro yo soy adicto al limón.

Vistas: 19 | Agregado por: jorbasmar | Valoración: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Nombre *:
Email *:
Código *: