Inicio » 2013 » Junio » 7 » Cien preguntas de Neruda II
15:43:45
Cien preguntas de Neruda II

Neruda escribió una colección de preguntas, la cuales, como os comente hace unos días, la primera parte, pasito a pasito durante un montón de días intentare llegar al final de su colección de preguntas.

Realmente la poesía es demasiado complicada para mí, me gusta mucho mas la prosa, esos largos tochos con infinidad de palabras y sin dibujos, la poesía la veo demasiado estudiada y se ha de leer demasiado despacio, saboreando las palabras, personalmente prefiero leer textos largos, con posibilidad de lectura rápida, pero hay que reconocer que la poesía es el arte de escribir, como yo soy mas de pueblo que un arado tirado por elefantes, me quedo con lo simple, reconociendo el valor de la poesía y de los poetas, pero dejándolos para otros mas cultos que yo.

Pero en este caso me atreveré a ir comentando varias de las preguntas de Neruda, desde mi particular punto de vista y con la inapreciable ayuda de Google, en este caso me referiré a la segunda de sus preguntas.

A continuación os copio la segunda de las 100 preguntas de Neruda:

  Si he muerto y no me he dado cuenta

  a quién le pregunto la hora?

  De dónde saca tantas hojas

  la primavera de Francia?

  Dónde puede vivir un ciego

  a quien persiguen las abejas?

 

Intentare responder, una a una las preguntas del poeta chileno Pablo Neruda, con un poco de humor y con mi pensamiento realista.

 ¿Si he muerto y no me he dado cuenta a quién le pregunto la hora?

En esta pregunta Neruda nos dice que es él quien hace la pregunta, los muertos no necesitan saber la hora, en cambio él, en ese instante probablemente sí.

También, probablemente se refiera a la soledad, a esa soledad que sentimos cuando  la comunicación de los humanos se basa en muchas ocasiones en algo tan inexpresivo como preguntar la hora, pero cuando estemos muertos es algo que no podremos hacer.

¿Cuándo de vosotros bajáis (o subís), en el ascensor de vuestro edificio (o de otro cualquiera), cuando coincidís con otra persona en el viaje, os sentís incómodos, mirando hacia cualquier parte inconcreta, o en el mejor de los casos comentáis algo sobre el tiempo…

¿De dónde saca tantas hojas la primavera de Francia?

Realza la belleza de los jardines franceses en la primavera, donde los enamorados en el país de la ciudad del amor (Paris), disfrutan de su amor paseando por sus cuidados y floridos jardines.

Neruda se pregunta cómo es posible que todos los árboles y plantas de Francia, tengan esa energía para crecer y desarrollar sus fragancias y belleza.

¿Dónde puede vivir un ciego a quien persiguen las abejas?

Quizás nos hable realmente de un ciego, que no ve las abejas, pero puede escucharlas, quizás pueda huir de ellas, pero probablemente no pueda vivir tranquilo en ninguna parte.

También, quizás y más probablemente, se refiera a la xenofobia, a los extranjeros y a la sociedad que le rodea, me decanto mas por esta segunda opción, pero ¿quién sabe?

¿Se termina el amarillo, con qué vamos a hacer el pan?

En esta pregunta parece ser que se refiere a la Tierra, una Tierra sobre la cual crece el amarillo trigo, si no naciera el trigo sobre la Tierra, no se podría cocer el pan.

También parece ser que Neruda tenga una especial predilección por el color amarillo, falta descubrir el motivo.

Parece mentira lo que nos hacen pensar unas preguntas, miradas fríamente, que parecen sin fundamento, como las mil preguntas tontas que hace un niño a su padre o abuelo… pero en este caso las realiza un sabio de la literatura, en cambio, desde mi inculto punto de vista, me parece que no se diferencian mucho, pensad en ello.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vistas: 134 | Agregado por: jorbasmar | Valoración: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Nombre *:
Email *:
Código *: