Inicio » 2013 » Marzo » 28 » Sensualidad desmesurada
17:25:53
Sensualidad desmesurada

Como en todo ocurre, los extremos nunca son buenos, nada esta bueno extremadamente salado (¿quién come sal a cucharadas?), ni extremadamente dulce (¿quién suele comerse el azúcar a cucharadas?).

La sensualidad consiste en una cualidad que poseemos las personas, la cual provoca atracción o retracción.

La personalidad de la persona, es la que domina los pensamientos, que a su vez, dominan el poder sensual interior que proviene de la energía sexual, los sentimientos, así como del magnetismo personal.

Según afirman algunos, la mente es el sexto sentido, un sentido que a diferencia de los otros cinco sentidos que generan sensaciones sensoriales (reales), la mente nos genera sensaciones mentales (imaginadas).

Realmente las sensaciones que nos transmiten los cinco sentidos, las desarrolla nuestra mente, causadas por la recepción de impulsos eléctricos y químicos, entonces el sexto sentido (la mente), generaría ella misma las sensaciones sin la percepción de esos impulsos (como en los sueños), pero en este caso en estado de vigilia.

Las sensaciones pueden ser de tres tipos, placenteras, neutras o desagradables.

Las agradables, nos producen placer, por lo cual tanto conscientemente como inconscientemente deseamos repetirlas, e intensificarlas,

Las desagradables nos provocan rechazo, antipatía, odio, o miedo por lo cual procuramos evitarlas.

Las neutras simplemente nos generan aburrimiento.

Generalmente no sabemos convivir con el sufrimiento, debido al miedo que nos genera, nuestro cerebro añade más dolor a esos impulsos eléctricos, intentando evitar lo inevitable.

Con las sensaciones desagradables sufrimos, por lo cual intentamos alejarlas, debemos aferrarnos con uñas y dientes a las sensaciones agradables, pero tampoco es lo correcto.

Realmente tanto la sensualidad, como el deseo, no perjudican a nadie, pero cuando marchamos a los extremos, el ansia de adquirir ese placer insaciablemente, no deja disfrutar de él, ni a quien desea desesperadamente sentirlo, ni a quienes le exigen que lo proporcione.

La sensualidad es algo positivo, que genera placer a la mente, como también puede ser placentero tomar una copa de alguna bebida alcohólica, da placer a quien la toma, pero cuando se excede de la cantidad de copas, la mente pierde el control y hasta se obtiene resaca después, pues sin la molestia de la resaca, pero si con la ansiedad que produce el deseo insatisfecho, es lo que provoca la sensualidad desmesurada.

Ciertamente, en esta sociedad consumista se nos empuja al deseo desenfrenado, fabricándonos falsos deseos, para impulsar nuestro consumo desmesurado, en todo aquello que le pueda resultar lucrativo a quien trata de infundirnos el deseo.

En esta sociedad consumista e injusta, llena de desigualdades, muchas personas se afanan por conseguir satisfacer sus sentidos a toda costa, pero a mas placeres disfrutan, mas placeres quieren (como el borracho, que a mas copas toma, mas necesita).

Como decíamos antes, si tomamos una copa, nos permitimos el placer de saborearla y disfrutarla, cuando llevamos unas cuantas, simplemente bebemos, pero no nos enteramos de su sabor.

Lo mismo ocurre con la sensualidad, que el ansia de disfrutarla, de emborracharnos de su placer, simplemente no nos deja disfrutar de los pequeños detalles, los cuales son las maravillas, que nos perdemos buscando grandes placeres.

El remedio para luchar con esa sensualidad desmesurada, seria intentar comprender mejor a los demás, en lugar de ser unos egoístas buscando únicamente el placer propio, aprender a valorar las pequeñas cosas, utilizar nuestra conciencia para saber donde están nuestros límites y dónde empiezan los derechos de los demás, meditar e intentar comprender nuestras acciones y reacciones, así como también intentar comprender como actúan y reaccionan los que nos rodean.

Vistas: 146 | Agregado por: jorbasmar | Valoración: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Nombre *:
Email *:
Código *: