Inicio » 2013 » Enero » 25 » Ofuscación
18:12:59
Ofuscación

En esta ocasión, os comentare mi opinión sobre los diversos capítulos que ha escrito Ramiro Calle, en su libro "Las zonas oscuras de tu mente”.

Hoy empezaremos tratar la ofuscación.

La definición de ofuscación, podría ser: "confusión o trastorno del entendimiento”.

De forma más "digerible”, la ofuscación la definiríamos como una confusión mental, la cual podría ser provocada por  un sentimiento de indignación u odio.

Como desde hace tiempo vengo escribiéndoos en mis post, tenemos que saber controlar nuestra mente.

Para ser sabios no necesitamos tener un gran número de títulos académicos, necesitamos saber manejar nuestras neuronas, tenerlas ordenaditas,  sabiendo que ha de realizar cada una, una vez logrado esto, hemos de ordenar nuestra vida, de manera que comprendamos los actos de los que nos rodean, consiguiendo comprender el mundo de nos rodea, jamás reaccionar con odio, insultos, pataletas… hemos de tener paciencia, tranquilidad y buenos alimentos…

Entre dos no hay pelea, si los dos no lo quieren pelear.

Ramiro Calle nos cuenta, que para que nuestra mente desarrolle sabiduría es necesario lo siguiente:

-Reflexionar:

  Muy cierto, antes de reaccionar hay que esperar unos segundos, pensar, después actuar.

-Adiestrar la mente:

  Saber buscar la esencia y la importancia de las cosas, no perdiendo el tiempo, ni las energías en cuestiones o acciones insustanciales.

-Meditación:

  Realmente la meditación es una buena compañera de viaje, pero falta que dediquemos nuestro esfuerzo a aprender a meditar.

-Entendimiento:

  Parecido a reflexionar, enseñar a nuestra mente a pensar los pros y los contras de cada acto, discerniendo cuál es el camino que más nos interesa.

-Cambiar nuestra actitud:

  Aprender de nuestros actos, intentando eliminar los negativos y potenciando los positivos.

-Ecuanimidad:

  Simplemente, ser justos con nosotros mismos y con los demás.

-Controlar las ideas:

  Parecido a controlar la mente, simplemente ordenar nuestras ideas, para poder controlar nuestros actos.

-Observar el mundo con justicia:

  Mirar los actos y las personas que nos rodean, comprender los por qué de sus actos, sin imponer nuestra opinión, simplemente mirar, observar y comprender, después y sólo después, opinar.

-Aprender a no reaccionar mecánicamente:

  Hemos de saber manejar nuestra mente de forma que sepamos cómo reaccionar ante las influencias externas, especialmente las negativas, jamás podemos "perder los papeles”.

-Liberar nuestra mente:

-No debemos atarnos a una idea preconcebida, debemos tener la mente abierta a los nuevos datos que cada instante nos llegan, valorarlos y remodelar nuestras ideas a los nuevos datos.

-No exacerbar el ego:

  Si nos anteponemos al mundo, diciendo al mundo lo importantes que somos, crearemos una mala imagen de nosotros al mundo y a nosotros mismos, siempre es buena una dosis de humidad.

¿A quién le gusta tener como amigos a los egocentristas?

-Encontrar nuestra propia identidad:

  No basta con buscar logros externos, nuestros logros hemos de buscarlos en nuestro interior, solo cuando estemos bien con nosotros mismos, podremos estar bien con el mundo que nos rodea.

La ofuscación se podría definir como un cortocircuito eléctrico, con el cual el cerebro pierde el control, el antónimo de la ofuscación seria la lucidez.

Ramiro Calle nos dice sobre la lucidez, que nos proporciona una mente con las siguientes virtudes:

-Mente integrada y armonizada.

-Sin condicionamientos psíquicos.

-Permite que la mente sepa valorar lo que es justo.

-Elimina trabas y ataduras de nuestra mente, especialmente todos los "malos” sentimientos.

-Consigue una mente atenta, auto vigilante y ecuánime.

-Inmuniza nuestra mente de las malas influencias externas.

-Permite una mente emancipada e independiente.

También son imprescindibles para la lucidez mental, tres cosas:

-Éticamente, hemos de intentar hacer que los que nos rodean sean felices, sin olvidarnos de nosotros mismos.

-Mentalmente, hemos de regir nuestra mente, teniéndola ordenada, limpia, con las ideas bien colocadas, barriendo incansablemente sentimientos tales como el resentimiento, la envidia, el odio…

-Desarrollando sabiduría, con ella aprenderemos del día a día, admitiremos las influencias "buenas” de los demás y aprenderemos del mundo como el mundo puede aprender de nosotros.

 

Vistas: 213 | Agregado por: jorbasmar | Valoración: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Nombre *:
Email *:
Código *: