Inicio » 2013 » Abril » 14 » Identificación mecánica
07:20:17
Identificación mecánica

Este domingo, de buena madrugada, para que el día se me haga lo suficientemente largo, volveré a comentaros un capítulo más, del libro de Ramiro Calle "Las zonas ocultas de tu mente”.

En esta ocasión os escribiré sobre la identificación mecánica.

Ramiro Calle nos compara con un camaleón este mecanismo de identificación.

El mecanismo de identificación es uno de los errores básicos de nuestra mente, pues este mecanismo nos produce turbación y distorsión mental, cada día, en diversas ocasiones nos identificamos, dejando de lado nuestra naturaleza natural, vamos adaptándonos, como el camaleón adapta su color, nuestra mente se auto adapta a las señales que recibe de lo que le rodea, tanto consciente, como inconscientemente.

El problema de esta adaptación, reside en la adaptación mecánica, que nos arrebata nuestro pensamiento.

El principal culpable de esta identificación (adaptación) mecánica es el ego ayudado de los pensamientos incontrolados (automatizados).

Los objetos que condicionan los pensamientos automatizados son innumerables, tanto internos como externos, entre los internos destacaríamos el estado anímico y las reacciones emocionales.

La peor identificación de la persona es aquella que nos vincula con nuestra personalidad pero nos hace vivir sin dejarla desarrollarse, es más, en ocasiones sin enterarnos de que tan sólo existe.

La identificación nos ciega y nos domina, por ello, para una buena salud mental es tan interesante y recomendable la meditación y el raciocinio, el hablar con nosotros mismos, el conocernos interiormente, no simplemente dejarnos llevar por el agua del rio, es muy importante, de cuando en cuando dedicar un tiempo a nosotros para ordenar y saborear el contenido de nuestra mente.

La identificación automática nos ciega, al igual que también nos domina, puesto que nos hace reaccionar automáticamente dependiendo de nuestro estado anímico y de las reacciones que tengamos en ese determinado instante, sin utilizar el raciocino, simplemente generando una reacción automática que responde a una determinada acción momentánea.

Nos solemos identificar con el nombre, las ideas, las experiencias, las opiniones, el halago, el insulto, las fantasías, los miedos, el odio y mil cosas más que pueden ser reales o solo mentales, lo cual nos roba nuestra libertad interior, aunque nos roba esta libertad interior únicamente por la sencilla razón de que nosotros se lo permitimos.

La identificación mecánica se ceba en nosotros especialmente con los sentimientos negativos como el odio, la rabia, la envidia, el desasosiego, lo cual puede llegar a hacernos perder el entendimiento y el juicio…

Existe también otro tipo de identificación mecánica, la cuál es "copiar” los aspectos de las personas que nos rodean y hacerlos propios, aunque ello no nos deja desarrollarnos como la persona que somos, simplemente nos desarrolla a imagen y semejanza de quien tomamos ejemplo, lo cual nos puede generar importantes secuelas psíquicas.

En fin, como vemos la mente humana es tan compleja, como alucinante, dominarla es relativamente fácil, de nosotros depende, la cuestión es querer dominarla y aprender cómo hacerlo.

Es muy importante realizar, algo que nunca solemos hacer, tomarnos un café con nosotros mismos, analizar que hacemos y que deseamos hacer, ser honestos con nosotros mismos, a la vez que es muy importante ser honestos con el mundo (el mundo estará más cómodo a nuestro alrededor y nosotros viviremos mejor).

Recuerdo hace unos 10 años, cuando empecé a convivir con Silvia, mi mujer, cuando veía mi móvil suelto por casa, a escondidas miraba los mensajes de texto que tenía en el…

Pobrecita, como no tengo nada que esconder, no los borraba nunca, por dejadez y la empresa me daba los diferentes trabajos a realizar por mensaje de texto, ósea que la pobre tenía para rato leyendo mensajes aburridos e incluso más de uno incomprensible para ella…

Nunca se lo prohibí, pero ella los miraba a escondidas… tampoco me importaba.

Al final opto por aburrirse y ahora, aunque suene no lo toca, imagino que al final tiene motivos para confiar, o lo sigue mirando a escondidas, pero lo hace mejor que antes que yo no me entero… je je je.

Vistas: 180 | Agregado por: jorbasmar | Valoración: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Nombre *:
Email *:
Código *: