Inicio » 2013 » Mayo » 23 » El sentimiento del desánimo
17:01:34
El sentimiento del desánimo

En el día de hoy explicaremos, en qué consiste el sentimiento del desanimo y como luchar contra él.

En ocasiones, la vida nos presenta dificultades muy difíciles de superar, pero en muchos casos, nuestro peor enemigo es nuestro propio cerebro, el cual solito se encarga de protegernos exageradamente, motivo por el cual nosotros nos alarmamos, nos auto compadecemos y permitimos que nos llegue el miedo, la angustia, la depresión…

El sentimiento de desánimo, nos suele aparecer en ocasiones, generándonos una sensación de cansancio (sin tener motivos para ello), sin ganas de hacer nada, pero curiosamente sintiendo una sensación de vacío (aburrimiento).

El sentimiento de desánimo generalmente nos genera una falta de energía psíquica o física, que puede ser conocida o desconocida, pero que la sentimos como algo negativo.

En estos momentos, siento personalmente ese sentimiento de desánimo, esta mañana (aunque no ha sido agobiante), ha sido dura en el trabajo, esta semana he tenido que trabajar más horas de las que suelo trabajar, ayer ,hasta por la noche (cuando estaba a punto de acostarme), tuve que ir a trabajar, además de durante el día y de premio esta tarde seguramente tenga que ir a trabajar de nuevo (solo trabajo en jornada de mañana).

Realmente ando cansado y sin muchas ganas de hacer nada, de hecho he pensado en la posibilidad (después de comer), de tumbarme en el sofá a dormir la maravillosa siesta española (no suelo dormirla), pero a pesar de estar cansado he preferido ponerme a escribir mi habitual artículo, si me apetece después (si no me llama para ir a trabajar, que creo que en un rato me llamaran), ponerme un ratito a pintar un cuadrito, con una fresquita botellita de agua al lado.

Ciertamente, si fuera depresivo, me habría tumbado en el sofá, que se pare el mundo, estoy cansado, agotado… y simplemente habría pasado la tarde durmiendo, hasta que sonara el teléfono,saltar de sofá, sobresaltado y lagañoso salir corriendo, cuando llegue una pieza que estamos esperando y se "espera” que este lista a media tarde.

De hecho, cuando me he sentado delante del ordenador, me he quedado unos breves minutos mirando la pantalla vacía, pensando sobre que escribir,o quizás en volver a cerrar el ordenador y abrazarme a mi sofá… pero qué puñetas, ya dormiré por la noche, además escribir me gusta (ya veis los testamentos con los que suelo castigaros día tras día), pues a escribir y si una vez terminado el articulito, el tiempo lo permite a preparar un cuadro sobre la violencia de género, que será la ilustración de uno de mis próximos articulitos.

Cuando en nuestra mente se nos enciende la bombillita que nos dice que el desánimo esta activo, la mejor solución es buscar rápidamente buscar remedios para encontrar el ánimo.

El antónimo del sentimiento del desánimo es el ánimo, su mejor remedio es la auto motivación, como en mi propio ejemplo de hoy, que os reconozco que estoy cansado, que podría acostarme en mi sofá, o hacer algo como escribir el post que no cansa físicamente, me gusta realizarlo y le da dos tortas al desánimo.

El ánimo podríamos describirlo como una fuerza vital, una energía, un aliento, el sentimiento de desánimo es la ausencia de esa fuerza vital.

El desánimo nos baja el nivel de conciencia, oscureciendo nuestra visión, nos abruma, nos desconcentra o nos quita las ganas de hacer cosas, incluso puede llegar a despertar el sentimiento del abatimiento.

En primer lugar hemos de eliminar la autocompasión, ella debilita nuestra confianza en nosotros mismos, así como la confianza que los demás depositan en nosotros.

La solución a los problemas, no consiste en culpar a los demás de ellos, hemos de tener bien claro que los que hemos de solucionar nuestros problemas somos nosotros mismos ¿acaso nuestra misión es solucionar los problemas al mundo?, pues la misión del mundo no consiste en cargar con nuestros problemas.

Cuando tenemos algo pendiente, y la mente habitualmente nos dice que no merece la pena realizarlo, es nuestra misión dominar nuestra mente, enseñarla a valorar si esa cuestión pendiente merece la pena realizarla o no, jamás habitualmente dejar la cuestión aparcada.

Hemos de aprender de los problemas y dificultades que nos genera la vida, cada problema que solucionamos aumenta nuestro ego, fortaleciendo nuestra mente, preparándonos para futuros problemas, que gracias a las enseñanzas de las adversidades de la vida, cada vez serán problemas más pequeñitos.

Ciertamente, todas las situaciones de esta vida tienen su parte positiva y su parte negativa, hemos de simplificar los problemas, si estos son grandes, trocearlos e ir venciéndolos poco a poco, aprender de ellos y pintar una sonrisa en nuestra cara, con estar amargados solo conseguimos mentalizarnos en que somos unos desgraciados y  de postre, amargaremos a quienes nos rodean.

 

 

 

Vistas: 157 | Agregado por: jorbasmar | Valoración: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Nombre *:
Email *:
Código *: