Inicio » 2013 » Mayo » 18 » El castor
03:49:36
El castor

En esta ocasión volvemos a apoyarnos en las fábulas de Esopo para seguir intentando comprender el comportamiento humano.

 

En esta ocasión compararemos el castor con determinadas personas.

 

El castor es un animal que vive en los pantanos. Ciertas de sus partes sirven, según dicen, para curar algunas enfermedades.

 

Por eso cuando se ve descubierto y perseguido para
cortarle las partes, sabiendo por qué le persiguen, huye hasta alguna distancia, sirviéndose de la rapidez de sus pies para conservarse intacto; pero cuando se ve perdido, él mismo
corta sus partes, las arroja y salva de este modo su vida.

 

A veces deshacerse de algunas fortunas puede significar evitarse una tragedia.

El castor es un animal mamífero perteneciente a la familia de los roedores, son animales mamíferos semiácuaticos que son nativos de América del Norte y Eurasia.

He estado rebuscando en Internet, intentando averiguar que partes del castor son medicinales y he de reconocer que no lo he conseguido averiguar, lo más que he conseguido es saber que el aceite de ricino se le denomina aceite de castor por la traducción del inglés (castor oil).

En este caso "imaginaremos” que la afirmación de Esopo es cierta y pensaremos que el castor va tirando partes de su cuerpo cuando huye para salvarse.

Ciertamente muchas personas se agarran a su dinero, a sus ideas, a sus sentimientos de forma enfermiza, sin ser capaces de renunciar a nada.

Tomaremos el ejemplo de defender las ideas…

¿Cuántas veces habremos discutido por defender una idea equivocada y cuando nos hemos dado cuenta del error, nos hemos aferrado a nuestra idea cabezonamente?

Cuando esto ocurre, por defender equivocadamente nuestro ego, lo único que conseguimos es quedar mal delante de los que nos rodean.

Todos podemos equivocarnos, de sabios es reconocer un error, aprender de él y saber rectificar para tomar el camino correcto.

Es bueno ir deshaciéndonos de nuestras ideas erróneas por el camino, como nos dice Esopo que se deshace de sus partes el castor, para ir formando nuestra mente y aumentando nuestro conocimiento.

La persona más inteligente no es aquella que no comete errores, la persona más inteligente es aquella que los comete pero sabe sacar enseñanza de ellos para no cometerlos de nuevo, o por lo menos intentarlo.

 

 

Vistas: 159 | Agregado por: jorbasmar | Valoración: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Nombre *:
Email *:
Código *: